Dulce de membrillo

Dulce de membrillo

El dulce de membrillo es uno de esos alimentos que no deberían faltar nunca en una despensa. Probad un día a sacar después de una comida un poco de dulce de membrillo y veréis como la gente, aunque al principio a regañadientes, va a ir devorando poco a poco este manjar. Y si encima lo acompañáis de algún queso o fruto seco, definitivamente desaparecerá de la mesa sin que os deis cuenta. La parte interesante es que es una receta muy sencilla de realizar y se puede conservar durante mucho tiempo sin que se estropee.

¿Qué sabemos del membrillo?

El membrillo es una fruta cuyo aspecto exterior lo asemeja a un limón de gran tamaño, si lo partes parece una pera y si lo muerdes parece un trozo de Porexpan. Efectivamente, el membrillo es una fruta no apta para el consumo en crudo ya que es muy astringente y desagradable de comer. Es por eso que antes de consumirlo se cuece en agua, para volver la carne tierna y digerible.

Nutritivamente, el membrillo es una fruta rica en potasio, pectina, taninos, fibra y de bajo aporte calórico. No obstante, al transformarlo en dulce de membrillo y añadirle azúcar, las calorías se disparan, convirtiéndolo en un alimento a consumir con mesura. Mezclado con pan, frutos secos o algún lácteo nos proporcionará una dosis de energía suficiente para enfrentar los retos del día a día.

Ya griegos y romanos consumían el fruto del membrillero cocido y endulzado con miel, pero fue gracias al uso que la cultura sefardí le dio al membrillo que este se extendió y popularizó por la península, hasta nuestros días. Como dato curioso, añadir que la mermelada debe su nombre al membrillo, que en portugués se llama marmelo, y de ahí deriva a marmelada, que significa confitura de membrillo.

Vamos con la receta de dulce de membrillo.

 

INGREDIENTES

  • 1Kg membrillo
  • 700 gr. Azúcar
  • Zumo de medio limón

 

PASOS A SEGUIR

  • Lavar bien los membrillos bajo el grifo del agua para que no quede nada de la pelusa blanca que normalmente lo envuelve, ni quede rastro de tierra.
  • Poner en una olla los membrillos enteros o a trozos, cubrir de agua y cocer hasta que estén blandos. Con membrillos enteros, unos 40 minutos.
  • Retirar los membrillos y dejar atemperar. Una vez se puedan manipular; pelar, descorazonar y cortar en trozos más pequeños.
  • Pesar los membrillos limpios y ponerlos en la cazuela de nuevo. Añadir aproximadamente el 70% del peso del membrillo en azúcar y el jugo de medio limón.
  • Cocer a temperatura medio-baja removiendo con una cuchara de madera, hasta que el azúcar y el membrillo se integren. Triturar con el túrmix y colar.
  • Cocinar unos pocos minutos más la mezcla colada, removiendo.
  • Volcar el dulce de membrillo en un recipiente limpio y seco, tapar y dejar enfríar al menos 24 horas.
  • Una vez hecho el dulce de membrillo puede conservarse durante bastante tiempo en el frigorífico.

 

CONSEJOS

  • La cantidad del 70% de azúcar es aproximada y dependerá del gusto de cada cuál. Originalmente, la receta se hacía con un tanto por tanto, es decir, misma cantidad de membrillo que de azúcar. Hoy en día, el consumo de azúcar se ha visto reducido notablemente, de ahí que se ajuste a la baja la cantidad de azúcar de la receta.
  • La receta es muy flexible y permite añadir varios ingredientes en función de los gustos del cocinero: licores como cognac o vino dulce, frutas como manzana o higos o endulzantes alternativos y más sanos como miel, panela o dátiles. Simplemente hay que reajustar la receta para que mantenga la consistencia del dulce de membrillo.

 

Sin Comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

Volver al inicio