Tarta Tatin de manzanas caramelizadas

Tarta Tatin de manzanas caramelizadas

¿Nunca habéis soñado con que pusieran vuestro nombre a algo que sea recordado a perpetuidad? Una estrella del firmamento nombrada en tu honor; un animal encontrado en algún lugar remoto que nadie hubiera catalogado aún al que poder llamar como tú quieras; el summum de cualquier cocinero: inventar un plato y que todo el mundo que quiera referirse a él tenga que decir tu nombre. La receta que hoy os traemos responde a uno de estos supuestos, pues la tarta Tatin debe su nombre a dos hermanas francesas que popularizaron esta receta deliciosa.

Es más común de lo que parece en el mundo de la gastronomía que un plato, una receta o un utensilio deba su nombre al creador del mismo. Por ejemplo, la salsa Bechamel tan famosa debe su nombre a Louis de Béchameil, que la encargó a su cocinero allá en el s.XVII; el Carpaccio lo debe a un pintor renacentista italiano cuyo uso del color rojo en las pinturas evocó a un cocinero el plato de carne cruda cortado finísimamente; el Roner, que nos permite cocinar a bajas temperaturas en un entorno líquido, debe su nombre a sus ideadores: Joan Roca y Narcís Caner, de cuya conjunción nominal resulta Roner.

 

¿Cuál es el origen de la tarta Tatin?

En cuanto a la tarta Tatin, la leyenda explica que a finales del s.XIX y principios del s.XX las dos hermanas Tatin, Stéphanie y Caroline, regentaban un hotel en Lamotte-Beuvron, un pueblo francés, destino turístico de parisinos aficionados a la caza. Un día una de las hermanas preparaba unas manzanas caramelizadas y éstas se cocieron más de lo debido y para no tirarlas, las cubrió con una masa y una vez cocinada la volteó, dando resultado a la tarta de manzanas famosa. La receta triunfó entre la clientela que hizo crecer su fama hasta convertirse en el emblema del hotel y en un plato mundialmente famoso. Hoy en día el hotel Tatin sigue abierto y mantiene la receta de la tarta original.

 

Independientemente de la veracidad de la leyenda, de su origen fortuito, hoy en día la receta se sigue haciendo de la misma manera; como una tarta invertida cuyo relleno se cocina primero y posteriormente se añade la masa que, en vez de en la base, se coloca encima. Esta técnica invertida se usaba porque en muchas ocasiones no se disponía de horno para colocar la tarta a cocer, sino que se cocinaba directamente sobre los fogones. Hoy en día lo ideal para cocinar la tarta es usar una cazuela baja que sea apta para el horno, así después de cocer las manzanas, podemos cubrir con la masa y hornearlas directamente, sin cambiar de recipiente.

 

Como en muchas recetas hay versiones para todos los gustos y en el caso de la Tatin las variaciones van desde el tipo de fruta a usar: manzana, pera, melocotones, higos o nísperos; el tipo de masa: brisa, sableé o incluso hojaldre; o el acompañamiento: crème freîche, helado o nata montada. En cualquier caso, el éxito de la receta depende en gran medida de cómo dispongamos las manzanas, ya que, si las distribuimos bien sin dejar apenas espacio entre sí, una vez la tarta esté cocida y la enfriemos, gracias a la pectina gelificadora de la manzana, ésta va a quedar uniforme y homogénea, con ese color dorado tan fantástico.

 

Ahí va nuestra propia versión. ¡Toma nota y prepárate para relamerte!

 

INGREDIENTES para una tarta en molde de 22cm

Masa Sable

  • 100g mantequilla
  • 50g azúcar glas
  • 180g harina
  • 1 huevo batido

 

Relleno

  • 12 manzanas reineta
  • 150g mantequilla
  • 150g azúcar

 

PASOS A SEGUIR

  • Mezclar el azúcar, la harina y la mantequilla blanda con un robot de cocina o manualmente hasta obtener una textura arenosa. Añadir el huevo y amasar suavemente, hasta que esté todo integrado. Reservar en nevera.
  • Pelar las manzanas, descorazonar y cortar a cuartos.
  • Disponer la masa sobre dos capas de papel de horno y con el rodillo estirar hasta obtener un grosor de unos 4 mm. Recortar usando el molde como referencia y reservar en nevera.
  • Echar el azúcar en una sartén a fuego medio y caramelizar. Añadir la mantequilla y derretir.
  • Retirar la mitad del caramelo en el molde de horno.
  • Incorporar las manzanas a la sartén y cocinar hasta que queden bien empapadas de caramelo. Reservar. Si no caben todas las manzanas, podemos hacerlo en dos tandas.
  • Una vez frías, colocar las manzanas cubriendo toda la base del molde y hornear a 170ºC unos 15 minutos. Atemperar.
  • Cubrir con la masa las manzanas del molde, apretando por los bordes hacia dentro.
  • Hornear a 170ºC unos 20 minutos, hasta que dore la masa.
  • Desmoldar con cuidado de no romper la masa.
  • Servir tibio o frío.

 

Resumen de la Receta:
Nombre de la Receta:
Tarta Tatin de manzanas caramelizadas
Autor:
Publicado en:
Tiempo de Preparación:
Tiempo de Cocción:
Tiempo Total:
Sin Comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

Volver al inicio