Realfooding: la moda vuelve a las comidas de toda la vida

Realfooding: la moda vuelve a las comidas de toda la vida

El color, el sabor y, por encima de todo, la salud de comer [y cocinar] como toda la vida. Si aún no sabes qué es el realfooding, toma buena nota.

Vivimos en una rutina diaria que no nos permite parar, siempre en constante movimiento de un lado para otro. Y, sin querer, restamos importancia y dedicación a cosas tan fundamentales como el descanso, el tiempo libre y la comida. Sí, nuestra alimentación es una de las primeras víctimas de este ritmo de vida frenético que nos lleva a ver mucho más apetitoso un plato preparado – con un alto contenido en sustancias no recomendables para el organismo – que otro elaborado a fuego lento, con mucho mimo y con materias primas de calidad.

Precisamente este último tipo constituye la base de una de las modas más recientes, la del “realfooding”, una tendencia que ha llegado para quedarse y que defiende, ni más ni menos, que la preferencia por la comida real.

¿Qué es el “realfooding”?

El “realfooding” no es más que la defensa a ultranza de los alimentos naturales (frutas, verduras, legumbres, conservas en aceite de oliva, etc.). Frente a ellos, los denominados ultraprocesados lideran las estanterías de los supermercados, esas preparaciones culinarias con ingredientes poco recomendables para el organismo o que exigen procesos de elaboración industrial profundos que ponen en riesgo sus propiedades nutritivas (galletas, panes industriales, zumos envasados, etc.).

Esta moda de la “comida real” lleva más de un año dando de qué hablar entre los consumidores, los expertos y, sobre todo, las grandes empresas del sector de la alimentación. Y son nutricionistas profesionales como Carlos Ríos (la cara más visible del movimiento) los encargados de difundir el mensaje: come comida real, de la que se compra en los mercados tradicionales y puedes preparar con tus propias manos.

¿Por qué deberíamos sumarnos al movimiento “realfooding”?

La respuesta es sencilla: para ganar en salud. Esta tendencia por la comida real, en el fondo, supone volver a comer como lo hacían nuestros padres o abuelos, a base de alimentos frescos, sin añadidos y, sobre todo, con preparaciones sencillas que todos podemos llevar a cabo en nuestras casas.

Lejos de ser una moda pasajera, el “realfooding” se está convirtiendo en toda una forma de vida para cada vez más consumidores. Si quieres sumarte a este movimiento saludable y empezar a preparar en casa tus propios menús con comida real, en Cuina Canela Fina tenemos todas las recetas que necesitas para conseguirlo. ¡No te pierdas ninguno de nuestros talleres!

 

Sin Comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.