Helados caseros y saludables para un verano delicioso

Helados caseros y saludables para un verano delicioso

En pleno verano, asediados por olas de calor procedentes de todos los puntos cardinales, muy pocos se resisten al refrescante y delicioso poder de un helado. No importa el sabor, el color o la procedencia: son las estrellas del periodo estival y hay, incluso, quien los ha convertido en tradición. Sin embargo, y a pesar de su condición de “favorito”, también suele ser fuente de auténticos quebraderos de cabeza: ¿lo pido para después de comer o mejor lo como a última hora de la tarde? ¿De hielo o de cucurucho? ¿Con chocolate blanco o almendrado?

Si este verano no quieres renunciar a tu helado diario, toma nota de estos consejos y empieza a prepararlos con tus propias manos. ¡No hay nada mejor que la comida hecha en casa!

Conviértete en experto de los helados caseros saludables
Puede parecer misión imposible, pero se pueden hacer helados en casa deliciosos sin grandes esfuerzos y, sobre todo, muy saludables. Solo necesitas ingredientes de calidad, una buena receta y ganas de experimentar para que, como decimos en Cuina Canela Fina, puedas saborear intensamente todo lo que prepares.
Es importante diferenciar entre los helados que se hacen para consumir casi al momento y aquellos que necesitan más tiempo para pasar de ser una sencilla mezcla de ingredientes a uno de tus helados favoritos. Toma nota:

Cómo hacer helado casero fácil

Helados de frutas congeladas

Una de las formas más sencillas de conseguir un postre o una merienda refrescante en verano es gracias a las frutas congeladas. Imagina un helado de fresas, de piña o de frutas del bosque esperándote en un cuenco para después de la comida.
Preparación:
1. Necesitas congelar previamente la fruta que te va a servir como base de este helado casero.
2. Lávala, córtala en trozos y déjala en el congelador al menos cinco horas.
3. Una vez transcurrido el tiempo, utiliza la batidora para triturar y estará listo. ¡Rápido y sencillo!

Helados más tradicionales

De chocolate, de vainilla, de café, de frutas… Si quieres conseguir una textura más parecida a la de los helados artesanales de toda la vida, este es el método que debes seguir. Necesitarás una base láctea (queso fresco batido, leche, yogur natural, nata), azúcar o edulcorante y tu ingrediente favorito (cacao, chocolate, fresas, canela…).
Preparación.
1. Debes mezclar en un bol la base láctea con el ingrediente principal y llevarlo a enfriar al congelador.
2. Cada hora, debes sacar el recipiente y mover la masa para que no se formen cristales de hielo (al menos, durante las tres primeras horas de congelación).
3. Para consumirlo, necesitas sacarlo con unos diez minutos de antelación.
¿Has visto? Hacer y tener helados en casa es más fácil de lo que parece y en Cuina Canela Fina estamos encantados de poder enseñártelo. Pero si aún no te hemos convencido, aquí te dejamos más “excusas” para empezar a crear estas delicias congeladas:

Sin Comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.